Por:Pablo Hernández Vidal/Ángela Garzón Vargas –  Estudio Legal Hernández

 

Entrega Nº 1: ¿Qué es Fintech? Beneficios y normatividad en Colombia

Entrega Nº 2: El Crowfunding o financiación colaborativa de proyectos en Colombia

Entrega Nº 3: Factoring en Colombia

Entrega Nº 4: Insurtech en Colombia

Entrega Nº 5: Crédito digital o préstamos virtuales en Colombia

Entrega Nº 6: Banca digital en Colombia

Entrega Nº 7: Qué es y cuáles son los modelos de negocio Fintech en Colombia

 

 Qué es Crédito Digital

 

Es un modelo de negocio FinTech[1] que permite a los clientes adquirir préstamos de dinero a través de una plataforma de internet, trátese de una página web o de una aplicación móvil, como ‘Nequi’, ‘RapiCredit’ o ‘App Davivienda Móvil’, para lo cual únicamente se debe registrar unos datos básicos como el nombre y el número de Cédula de Ciudadanía.

 

Tradicionalmente se debe acudir a las instalaciones de un banco para solicitar un préstamo, sin embargo, a partir de la aparición del Crédito Digital en el año 2008,[2] se puede adquirir mediante una plataforma virtual. Esta posibilidad amplía los mecanismos de acceso a estos servicios, en el entendido que ahora se pueden adquirir presencialmente (modo tradicional) o a través de internet (FinTech). Consulte nuestro blog sobre: ¿Qué es FinTech?

 

El Crédito Digital supone un cambio cultural importante en la manera de adquirir préstamos y fomenta la inclusión financiera, que consiste en ampliar los servicios financieros a las personas que no tenían acceso. En Colombia se evidencia una falta de inclusión financiera para las mujeres y personas jóvenes (menores de 30 años) en general, y especialmente en las zonas rurales,[3] que optan por pedir préstamos a sus familiares o amigos.

 

Las plataformas de Crédito Digital conecta directamente a los prestamistas con los prestatarios, evitando los costos elevados de los intermediarios tradicionales. Este modelo de negocio FinTech se presenta como una alternativa financiera para estas personas, frente a las cuales la banca tradicional presenta duras barreras de entrada y costos elevados del servicio.

 

A pesar de la incertidumbre que ha generado la pandemia, en Colombia se percibe un incremento del 33% en el número de ‘startups’ de préstamo o Crédito Digital en el último año, situándose por primera vez en el primer lugar de todo el ecosistema FinTech nacional, destronando el segmento de Pagos y Remesas (Finnovista, mayo de 2020). Este crecimiento se debe a las “enormes oportunidades en un país marcado por las carencias de acceso al crédito por parte de consumidores, pymes y población sub-bancarizada”.[4] Lo anterior demuestra el enorme potencial que tiene este segmento de negocio FinTech que, además, permitirá colaborar con la reactivación económica de la post-pandemia y la continuidad de los negocios nacionales.

 

Es importante reiterar que los bancos también utilizan FinTech. Continúan realizando préstamos a través de sus oficinas físicas (modo tradicional), pero se han sumado a la posibilidad de ofrecerlos vía internet (FinTech). Siguen siendo el principal proveedor de servicios financieros en el mundo, pero las empresas FinTech se incorporaron como nuevos actores que entraron a competir en el mercado financiero.

 

Es interesante mencionar que debido a la reciente aparición de FinTech en el año 2008, las empresas FinTech aún no han traspasado sus fronteras nacionales, por lo que únicamente operan en sus propios países. Esto ocurre tanto en Colombia, como en México, así como en Estados Unidos. Sin embargo, naturalmente las empresas FinTech expandirán sus servicios a otros países una vez se encuentren fortalecidos. No obstante, estas fronteras ya fueron traspasadas por los bancos, como BBVA, cuyas filiales ya se encontraban operativas en varios países, y que vinieron implementando préstamos en línea.

 

 

Definición

 

El Crédito Digital es un préstamo de dinero que realiza un sujeto (prestamista) a otro sujeto (prestatario), quienes celebran un contrato de préstamo donde pactan la forma de pago, una tasa de interés, así como un plazo para restituir el dinero, a través de una plataforma de internet (intermediario).

 

Dependiendo del modelo de Crédito Digital, el prestamista puede tratarse de una persona natural o de una entidad financiera. Por su parte, el prestatario puede ser una persona natural, pymes, entre otros.

 

Actores del Crédito Digital

 

El dinamismo y funciones de los actores varía dependiendo del modelo de negocio de Crédito Digital y de los productos ofrecidos. En el primer modelo interactúan los siguientes sujetos: i) la plataforma virtual, ii) los prestatarios y iii) los prestamistas.

 

  1. La plataforma virtual. Este actor, que puede ser una página web o de una aplicación móvil, es el canal electrónico dispuesto en internet para que los prestatarios accedan y apliquen a un préstamo. Cada plataforma cuenta con sus propios requisitos para solicitar un préstamo, depediendo de sus productos, por ejemplo, que sea mayor de edad, que disponga de unos ingresos mínimos, que no esté reportado en centrales de riesgo, etc.

 

  1. Prestamista. Es el sujeto que realiza el préstamo, que puede ser la empresa FinTech o una entidad bancaria. Se encarga de verificar la capacidad de pago de los solicitantes de crédito (prestatarios), aprobar o rechazar las solicitudes de préstamo, administrar los flujos de dinero y cobrar a los prestatarios una vez vencido el plazo. Una vez aprobada la solicitud, el prestamista celebra un contrato de préstamo con el prestatario donde acuerdan, entre otras cuestiones: forma de pago, tasa de interés, plazo para restituir el dinero.

 

  1. Prestatario. Es quien recibe el dinero y se obliga a restituirlo con intereses a la terminación del plazo. Dependiendo del producto dispuesto por el prestamista, el préstamo puede estar dirigido a personas naturales, pymes (pequeñas y medianas empresas), etc.

 

Actores en el P2P

 

Por otra parte, en el modelo P2P los actores son los mismos, pero se trata de un dinamismo completamente distinto: i) la plataforma virtual, ii) los prestatarios y iii) los prestamistas.

 

  1. Plataforma virtual de Crédito Digital. La plataforma virtual, que puede ser una página web o una aplicación móvil, conecta a los prestamistas, que son los que prestan su dinero, con los prestatarios o receptores del préstamo. Es el intermediario entre la oferta y la demanda del préstamo. Quien opera la plataforma virtual es la empresa FinTech, cuyas principales funciones son: verificar la capacidad de pago de los solicitantes de crédito (prestatarios), aprobar o rechazar las solicitudes de préstamo, administrar los flujos de dinero y cobrar a los prestatarios una vez vencido el plazo. La empresa se cobra con un pequeño porcentaje de la transacción.

 

  1. Prestatarios. Son quienes solicitan el préstamo. Estos actores acceden a la plataforma virtual y crean un perfil en el cual registran información personal básica y el motivo del préstamo. Su solicitud puede ser aprobada o rechazada dependiendo de su capacidad de pago. En caso de ser aprobada, su perfil aparecerá en la plataforma.

 

  1. Prestamistas. Son quienes acceden a la plataforma virtual con la intención de financiar a los solicitantes de crédito o prestatarios. Los prestamistas pueden elegir libremente a quiénes desea financiar, de acuerdo con la información dispuesta en los perfiles de los prestatarios y de su propia investigación del cliente a través de las redes sociales como Facebook, Instagram o Linkedin. Los prestamistas son el motor del Crédito Digital. Su importancia radica en que logran automatizar el proceso de préstamo, permitiendo una experiencia cómoda y ágil para el prestatario. Así mismo, logran acceder a bases de datos no tradicionales. Una vez seleccionada la persona que eligió financiar, el prestamista celebra un contrato de préstamo con el prestatario.

 

Préstamos entre Particulares o ‘Peer to Peer’

 

Los préstamos de Persona a Persona – P2P (Peer to Peer) permite conectar a las personas que necesitan un préstamo con las personas que quieren prestar su dinero y obtener una tasa de interés, la cual es más económica comparada con la tasa de un préstamo tradicional. La empresa de Crédito Digital P2P dispondrá de una plataforma en la cual los prestatarios crean un perfil y describen el motivo por el cual solicitan el préstamo, monto solicitado, sus ingresos, capacidad de pago, y demás información. La empresa verifica la información y podrá aprobar o rechazar la solicitud. En caso de su aprobación, permitirá que el perfil aparezca en su plataforma. Los prestamistas investigan y realizan su propio análisis con los datos proporcionados por la página y, una vez seleccionado el prestatario, se celebra un contrato de préstamo entre el prestamista y el prestatario. La empresa, por su parte, se encarga del cobro de los préstamos. En caso de impago, la empresa lo reporta en las centrales de riesgo.

 

Normatividad

 

Antes que nada, es importante mencionar que el Crédito Digital es una actividad reciente, motivo por el cual existe un marco de interpretación grande respecto a la normativa aplicable, por lo que se hace necesario regular concretamente esta figura.

 

El dinamismo del sector financiero se caracteriza por el constante cambio de su normativa. Por ello, cuando hablamos de Crédito Digital o préstamo en línea es importante estar actualizados, por ejemplo, con la tasa de usura que es actualizada mensualmente por la Superintendencia Financiera de Colombia. La usura se trata del máximo interés que puede cobrarse por un crédito y su trasgresión puede traer consecuencias penales de acuerdo con el artículo 305 del Código Penal. En Colombia existen cuatro tipos de crédito: de consumo, hipotecario, microcrédito y especiales, cada una con una tasa de usura distinta.

 

En cuanto a los intereses de las operaciones de Crédito Digital, la Ley 45 de 1990 establece:

 

Artículo 68. Sumas que se reputan intereses. Para todos los efectos legales se reputarán intereses las sumas que el acreedor reciba del deudor sin contraprestración distinta al crédito otorgado, aun cuando las mismas se justifiquen por concepto de honorarios, comisiones u otros semejantes. Así mismo, se incluirán dentro de los intereses las sumas que el deudor pague por concepto de servicios vinculados directamente con el crédito en exceso de las sumas que señale el reglamento.

 

A modo de conclusión, nos encontramos frente a una solución que permite que más personas tengan acceso a créditos, que resulta en un servicio más rápido, cómodo y económico de obtener, en concordancia con la evolución tecnológica del mercado y las necesidades actuales de la población de la era digital.

 

 

[1] Consulte nuestro blog sobre otros modelos de negocio FinTech: Crowdfunding, Factoring, Insurtech.

[2] FinTech se originó en la crisis económica del año 2008 en Estados Unidos, que tuvo como consecuencia la quiebra de bancos como Lehman Brothers y Bear Stearns. Los bancos dejaron de prestar servicios financieros al público como medida para superar la crisis, lo cual generó una gran desconfianza en la banca tradicional. Las personas seguían demandando servicios financieros, situación que incentivó al sector privado para la creación páginas web que ofrecían préstamos al público. Desde entonces, se han venido desarrollando y expandiendo los servicios financieros virtuales alrededor del mundo.

[3] Banca de las Oportunidades (2020). Reporte de Inclusión Financiera 2019 de la Superintendencia Financiera de Colombia.

[4] Finnovista (2020). El número de startups Fintech creció un 26% en un año en Colombia, hasta las 200.

 

 


Si está interesado en obtener mayor información y asesoría legal no dude en escribirnos a contacto@estudiolegalhernandez.com o directamente a nuestro equipo ELH.

 

 

Ángela Garzón Vargas

Directora Derecho Corporativo

angela@estudiolegalhernandez.com

 

Jose Ignacio Rueda Posada

Coordinador Derecho Corporativo

ignacio@estudiolegalhernandez.com

 

 

Pablo Hernández Vidal

Abogado Derecho Corporativo

pablo@estudiolegalhernandez.com