Por:Pablo Hernández Vidal/Ángela Garzón Vargas –  Estudio Legal Hernández

 

Entrega Nº 1: ¿Qué es Fintech? Beneficios y normatividad en Colombia

Entrega Nº 2: El Crowfunding o financiación colaborativa de proyectos en Colombia

Entrega Nº 3: Factoring en Colombia

Entrega Nº 4: Insurtech en Colombia

Entrega Nº 5: Crédito digital o préstamos virtuales en Colombia

Entrega Nº 6: Banca digital en Colombia

Entrega Nº 7: Qué es y cuáles son los modelos de negocio Fintech en Colombia

 

¿QUÉ ES FINTECH?

 

FinTech (Financial Technology) se refiere al desarrollo de nuevos productos o modelos de negocios en la industria de los servicios financieros que utilizan las tecnologías de la información y las comunicaciones. De esta manera se obtienen servicios financieros (pagos, créditos, gestión financiera, etc.) por medio de tecnologías virtuales que hagan uso de internet, como una página web o una aplicación móvil.

 

La manera ‘tradicional’ de adquirir servicios financieros consiste en desplazarse a las instalaciones de un banco, hacer filas, llenar formularios e interactuar con sus empleados, toda vez que los bancos son los intermediarios habituales para adquirir estos servicios. En cambio, con la llegada de FinTech en el año 2008,[1] el cliente interactúa con una plataforma virtual (intermediario), posibilitando, por ejemplo, que a través de un celular se pueda abrir una cuenta bancaria digital, realizar préstamos y transferencias de dinero, y que para acceder a estos servicios, al cliente se le solicite registrar virtualmente unos datos básicos.

 

FinTech ha permitido que se puedan adquirir los mismos servicios financieros tradicionales, así como novedosos servicios, a través de un ‘Smartphone’ u otros dispositivos móviles en tan solo unos minutos, ahorrando tiempo, dinero y permitiendo que cualquier persona con conexión a internet pueda disfrutar de esta facilidad. Podría decirse que FinTech rompió con la manera tradicional en que se vienen ofreciendo servicios financieros, permitiendo una experiencia más cómoda, segura y al tanto de la era digital.

 

Este escenario condujo a que la banca tradicional repensara la forma como el sistema financiero llega a los consumidores y que finalmente se haya visto atraída por digitalizar la prestación de sus servicios.[2] Así mismo, es un mercado de tal potencial, que ha despertado el interés de nuevos competidores en el sector privado (jugadores no tradicionales).[3] Actualmente hay una migración del consumidor financiero quien, cada vez más, prefiere acceder a estos servicios por medio de plataformas virtuales, en lugar de los mecanismos dispendiosos tradicionales, generando un reemplazo gradual, y ocasionando un cambio cultural importante en la manera de adquirir servicios financieros.[4]

 

BENEFICIOS DE FINTECH

 

Al comparar el modo tradicional de adquirir servicios financieros con la manera virtual de adquirirlos mediante FinTech, en este último se pueden evidenciar importantes beneficios para los clientes, para las empresas y para el mismo Estado. Ya hemos mencionado cómo el uso de plataformas virtuales para adquirir servicios financieros resulta ser más cómodo, eficiente y ágil. Pero además de estas características, hay otras en las que vale la pena profundizar. A continuación mencionaremos algunos de los beneficios de FinTech.

 

Inclusión financiera. La inclusión financiera consiste en ampliar los servicios financieros a las personas que no tenían acceso. Anteriormente, el banco con mayor cobertura era aquel que contaba con más oficinas, pero la llegada del internet de la mano de FinTech, permitió ofrecer servicios a más clientes. La cobertura ahora la otorga el internet.

 

El Reporte de Inclusión Financiera 2019 de la Superintendencia Financiera de Colombia (2020) arrojó que, a diciembre de 2019, el 82,5% de los adultos utilizó algún servicio financiero; y que un 66% de los adultos aún tenía algún producto financiero activo.[5] Sin embargo, se evidencia una falta de inclusión financiera para las mujeres y personas jóvenes (menores de 30 años), en general, y especialmente en las zonas rurales.[6] FinTech se presenta como una alternativa financiera para estas personas, frente a las cuales la banca tradicional presenta duras barreras de entrada y costos elevados del servicio.

 

Eficiencia. El sistema de las plataformas FinTech tiene implementado un software que se encarga de automatizar los procesos, lo cual se traduce en un servicio más ágil y rápido. La automatización puede ser entendida como el conjunto de procesos informáticos que permite la operación del sistema bajo mínima o nula intervención humana,[7] donde se dan respuestas automáticas a las necesidades de los clientes financieros.

 

Ahorro. Se genera un ahorro tanto económico como en tiempo. El ahorro de las empresas se debe a la automatización, toda vez que ya no necesitarán de un gran equipo humano para realizar los ingresos, egresos y demás operaciones contables. Así mismo, al otorgar servicios financieros vía internet, las oficinas físicas de los bancos dispuestas para esta actividad se vuelven cada vez menos indispensables. Los efectos de la automatización repercuten, también, en los precios de los servicios financieros ofrecidos a los clientes, y se traducen en un servicio más asequible y competitivo.

 

Servicio las 24 horas. La adopción de FinTech supone un cambio cultural grande, pues este servicio virtual está abierto al público los siete días de la semana, en comparación con la banca tradicional que suspende sus actividades los sábados y domingos. Aunque pareciera ser un beneficio exclusivo para los clientes, también lo es para las empresas, porque su actividad productiva se extiende a los fines de semana, cuando los clientes, aprovechando su tiempo libre, acceden también a servicios financieros.

 

Análisis. Al quedar registradas las operaciones de los clientes en las plataformas virtuales que soportan los servicios de FinTech, las bases de datos permiten hacer un análisis del comportamiento del consumidor financiero que facilita a la empresa tomar decisiones más acertadas y personalizadas a sus clientes.

 

NORMATIVIDAD

 

En Colombia no existe un régimen general o ley marco que regule en su totalidad las FinTech. Debido a su reciente aparición en el año 2008, una parte de su regulación se encuentra todavía en desarrollo, siendo los casos más relevantes el de las monedas virtuales o criptomonedas (que permitirá desarrollar el BlockChain), la Ley de Plazos Justos (con la cual se espera que crezca el mercado de Factoring), entre otras.

 

En el mundo, las FinTech se siguen adaptando al dinamismo práctico y jurídico, por lo que su uso ha sido afectado por constantes cambios y algunas de ellas se encuentran todavía en una etapa experimental y de exploración. 

 

[1] FinTech se originó en la crisis económica del año 2008 en Estados Unidos, que tuvo como consecuencia la quiebra de bancos como Lehman Brothers y Bear Stearns. Los bancos dejaron de prestar servicios financieros al público como medida para superar la crisis, lo cual generó una gran desconfianza en la banca tradicional. Las personas seguían demandando servicios financieros, situación que incentivó al sector privado para la creación páginas web que ofrecían préstamos al público. Desde entonces, se han venido desarrollando y expandiendo los servicios financieros virtuales alrededor del mundo.

[2] Los bancos nacionales han venido incorporando distintos modelos de negocio FinTech, servicios que son ofrecidos mediante ‘apps’ como ‘DaviPlata’, ‘Banco de Bogotá App’ o ‘Bancolombia a la Mano’, por mencionar algunas.

[3] En opinión de Francisco González (2018), ex presidente de BBVA, en 15 años, los bancos físicos se convertirán en ‘bancos FinTech’. Los nuevos mercados “matarán a algunos bancos” y “aparecerán nuevos competidores” (La Información, 2018). Aún más, la pandemia y el aislamiento social de estos días podrían acelerar la digitalización de los servicios financieros.

[4] A pesar de esta tendencia, el comportamiento del consumidor financiero sigue siendo objeto de estudio, sobre todo, en tiempos de pandemia.

[5] Reporte de Inclusión Financiera 2019 de la Superintendencia Financiera de Colombia (2020). Banca de las Oportunidades. Disponible en: http://bancadelasoportunidades.gov.co/

[6] Al respecto, Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, sostuvo que una de las metas es “formalizar financieramente a más mujeres, jóvenes y a la población rural”. Manifestó que al haber en Colombia más de un celular por persona, se puede lograr que la “digitalización del sistema financiero avance rápido para hacer las transacciones del día a día” (America Retail, 2020).

[7] Qué es la automatización. Logicbus. Disponible en: https://www.logicbus.com.mx/automatizacion.php

 


Si está interesado en obtener mayor información y asesoría legal no dude en escribirnos a contacto@estudiolegalhernandez.com o directamente a nuestro equipo ELH.

 

 

Ángela Garzón Vargas

Directora Derecho Corporativo

angela@estudiolegalhernandez.com

 

Jose Ignacio Rueda Posada

Coordinador Derecho Corporativo

ignacio@estudiolegalhernandez.com

 

 

Pablo Hernández Vidal

Abogado Junior Derecho Corporativo

pablo@estudiolegalhernandez.com